miércoles, 19 de enero de 2011

¿Tiene cura el alcoholismo?

 En ocasiones un sujeto adicto al alcohol bajo sus efectos, agrede verbal o físicamente a otra persona, pierde el trabajo, su hogar o sufre algún tipo de enfermedad consecuencia de la bebida.

Ante las perdidas sufridas, el alcohólico:
1.- Continúa igual y lo pierde todo.
2.- Por presión de familiares o alguien importante en su vida cede ir a consulta psicológica
3.- Reconoce que tiene un problema y busca ayuda.

En el primer caso, o la familia ingresa a una espiral de violencia o sencillamente voltean a otro lado. Ignoran el problema. La vida familiar se mantiene igual, sin cambios. Otros vinculos se disuelven. La pareja reconoce que no tiene porque hundirse con el alcohólico y se separa para rehacer su vida.

Para el alcohólico representa una vida sombría: enfermedades, dificultades económicas, soledad.

Sin embargo, en el segundo caso, cuando la pareja le pone como condición al alcohólico asistir a terapia psicológica profesional. 

Ocurren 2 situaciones:
El alcohólico asiste pero con la intención de buscar apoyo con el psicólogo para que se ponga de su parte. La persona no reconoce el problema que tiene, sino que reparte la responsabilidad de sus actos en otras personas o situaciones externas. ¿Què perspectivas de éxito tiene esa persona para salir del alcoholismo? Ninguna. 

Mientras el sujeto no se haya "arrepentido de la conducta " que ha llevado hasta el momento y reconozca para si mismo que tiene un problema con el alcohol, no hay estrategias posibles para reparar la situación.

El arrepentimiento al que se hace referencia en este blog, es que "enmienda, corrige o repara el daño producido a las personas afectadas". Estas acciones de reparar surgen del adicto por iniciativa propia, a raíz del sentimiento de culpa por los daños ocurridos. Sin embargo, aquel alcohólico que se le "pone por condición" ir a consulta psicológica no toma consciencia de sus actos. 

¿Entonces no debe ponerse esa condición al alcohólico para salvar el matrimonio?

Si puede ponerse esa condición. Pero es necesario estar claros que un sujeto que "no toma consciencia " del problema que tiene no tendrá éxito en la terapia. Es importante reconocer y admitir el problema. De allí surge el compromiso del sujeto en el proceso terapéutico.

¿Como se conoce a una persona comprometida con su recuperación? 

Pues está admite sus hechos, sin arrojar la culpa o responsabilidad de sus actos en otras personas. Tampoco manipula para lograr sus deseos. Y acepta cumplir las condiciones impuestas por la pareja ante la solicitud de cambios. El arrepentimiento se muestra con hechos no con palabras. Aquí no basta decir: disculpame.

¿Por què? Porque el sujeto suele fingir un cambio, de hecho acude a escasas consultas, para engañar a la pareja y que crea que se soluciono el problema con el abuso del alcohol.
Sin embargo, en la practica clínica ha ocurrido que personas que asistieron a consulta psicológica a solicitud del cónyuge, y no reconocían el problema, durante las sesiones logran reconocer su situación. Pero mientras se justifique de sus acciones no hay solución posible. De allí la importancia de que la familia o la pareja se interese en la terapia que recibe el alcohólico. Acompañelo en algunas ocasiones. Observe su conducta y escuche sus expresiones.

El tercer caso, es el ideal, la persona reconoce su problema y por su propio beneficio se compromete con  la ayuda psicológica profesional.


Lic. Milagro Mendoza Colegio de Psicólogos del Edo. Carabobo N► 340 Venezuela